Luces y sombras.

Y ahí me encontraba, a oscuras y delante del espejo, contemplando el contorno de mi difusa sombra. No me reconocía. Pero cierto es que estaba siendo sincero conmigo mismo. No había mentiras, ni siquiera unas apariencias que mantener. Ese desconocimiento hacía interesante la velada. Una cita a ciegas entre lo que era yo y lo que yo era capaz de hacer, algo que marcara todos mis actos, que aquello tuviera algún valor. Esa cita se sostenía por la estabilidad que le confería la sinceridad, la ilusión y las ganas de aprender. Aquello que mis pupilas intentaban asimilar como mi propio ser era nuevo para mí. Y lo cierto es que me gustaba. Me llamo Guillermo, encantado de conocerte. El gusto es mío. Bienvenido a mi mundo. Lo cierto es que no es nuevo para mí. Siempre he vivido entre las sombras cuando creías que solo había luces.
Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s