Sueños a ciegas.

Oscuridad. A oscuras todo cambia. El aspecto del entorno en torno al cual giramos día a día a la noche se transforma, casi tanto como nuestra realidad. Al caer el cierre de párpados comienza el viaje a los sueños, donde no nos cuesta conseguir nada. Donde todo es ideal. Donde nada nos daña. Perdemos intensidad, confiados de que tenemos el control de lo que ocurre, pero.. ¿Qué ocurre cuando no soñamos?. ¿Qué pasa cuando no recordamos los sueños?. Siempre he creído que cuando no recordamos un sueño, esa noche no nos pertenece ya que hemos formado parte de los sueños de otra persona. La idea del control en el sueño se desvanecerá y seremos meros títeres de la función, relegados a un segundo plano. En ese dilema me encontraba, pensando si era necesario dormir otra noche más sin poder soñar nada, sin saber a qué o quién pertenecería un día más. Sueños de locos o los locos de los sueños. Nunca quise ser el dueño porque es el que decide. Tampoco quise ser el títere. Cerré los ojos y apreté los puños, pensando que lo que llegara esa noche lo recordaría. Los recuerdos permanecen cuando los sueños se desvanecen. Hoy tocaba moldear sueños hasta deformarlos. Sueños a ciegas.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s