The end is now.

Ahí me esperaba, haciéndose la dormida ocupando parte de mi cama y mis sueños, sin mover ni un músculo. Con un ojo entreabierto, como si no me diese cuenta de las artimañas de su juego. Quise jugar en su juego aún sabiendo que llevaba las de perder. Quien no arriesga no gana, esa es la cuestión. ¿Qué arriesgas cuando no te queda nada? ¿Qué miedo tienes a perder? Ninguno. Quizás quien pierda no sea yo sino tú y eso realmente sea mi motivo por el cual no juego. Puede ser que, al verte entreabrir un ojo disimuladamente, me hiciese el despistado y me recostara a tu lado, sin decirte ni hacerte nada. ¿Qué pasaría si no fuera indiferente? ¿Qué harías si en ese momento te mirase de frente y te dijera de dar por lo menos una vuelta al mundo, una de tantas como las que doy a mis problemas? Me tumbé a tu lado, con las manos frías y las orejas coloradas, como el que sabe que no está haciendo todo bien pero se conforma. En ese momento y a la par, cerramos ambos los ojos y esbozamos media sonrisa. Porque las medias sonrisas completan una alegría. Alegrías entre rejas para los bis a bis de tus labios, siendo presos de los versos que contactan con las yemas de tus dedos. Nunca conoces lo mejor de ti porque eso está por llegar. The luck is coming and I waiting for.. Smile up to the end. The end is now.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s