De tripas corazón.

Cerró el cerrojo de sus ojos y comenzó a soñar con un futuro mejor. Lejos de cualquier previsión y espantando de su lado los grilletes que le anclaban en la profundidad marina, donde quedaba a la merced del oleaje. Asustando a los principios que se adentraban en el precipicio de sus conjuras. De sus mil mentiras y medias tintas. A fuego lento, ablandando corazones. Buscando la magia en el polvo de alas de mariposa, dando y quitando vida. Celestial, allá donde habitan los pequeños héroes que me han formado como persona. Porque ellos son magia y, estén donde estén, siempre están a mi lado. No hay nada tan real junto a tanto abstracto ni más pilares que sostengan lo que soy y lo que seré, guste a quien le guste. Pude perderlo todo. Quise sumar contigo y perdí la cuenta del cuento. El prólogo de la historia rediseñada de tu vida y de la mía. Entre las cuerdas gastadas y desafinadas de un violín que marcaba una melodía triste, remojada en alcohol con sabor a labios secos. El último suspiro, alrededor de mi cama. Y llega Navidad, los momentos de sonrisa alzada que rápidamente tropiezan con las páginas en blanco, la tristeza de la ausencia y de lo que sentencia esos días. Sensaciones en el tumulto. La soledad del silencio y el mensaje que nunca llega. Sepultados mis pálpitos, con mil tiritas cuando en mis silencios, gritas. Con un nudo en la estómago. Por lo que pierdes cuando das, a sabiendas de que lo necesitas. De tripas corazón.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s