Se desvanece entre tus manos.

Comenzamos cada año con la ilusión del que empieza a creer en la alegría del presente. Seguimos dando pasos, muchos de ellos en falso, embotellando la magia que atrapa en sus ojos. Soplamos nuestro barco de papel como si fuera el primer día y pedimos deseos que no serán cumplidos. Bajo la lluvia, como pez en el agua, calándonos los huesos hasta llegar a la cala de tu cuerpo. Con los primeros rayos del sol, jugando con fuego una y otra y otra vez. Renaciendo por ti y por mi, celebrando lo suyo como mío porque es mi recuerdo. Volviendo a reconocer caras tan desconocidas. El frío que nos hiela, tiritando en situaciones imprevisibles que trastocan todo lo que creemos que es y fue. Dándole luces al camino, iluminando el destino y redefiniendo lo que se avecina, si creemos en algo. Falsas ilusiones en la meta de los sueños. Y cuando todo eso ocurre, se esfuma y fin del juego. Y entre mil cosas, somos una más. Vacíos entre la completa nada. El punto suspensivo que quería ser final de cuento. Porque el final en ellos siempre es feliz. Sin zapatos de cristal. Mi único propósito tiene tu misma talla de vestido y calza tu sonrisa. Pero desaparece a media noche para convertirse en niebla. Niebla que se desvanece. Se desvanece entre tus manos.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s