Toda una guerra.

Duermo despierto por el miedo a un mal sueño. Por la pérdida de esencia y magia. Porque si la vida es un chiste, en el show ando despistado y sin chistera. Y me escondo bajo la manga como el último viejo truco. El último recurso y el más esperado. Predecible. Como príncipes azules y zapatos de cristal. Sapos hasta en la sopa, de letras. La última pieza del rompecabezas de tu vida. Un enigma anónimo que busca mimos. La moneda al mimo que le da cuerda a sus movimientos. Pero tanto tensar, se rompió la cuerda. Desde ese día nada. Ese día. Aquel en el que dejamos de ser optimistas y soñadores. Por eso y por todo. Por eso despierto dormido, arañándole horas de sueño al reloj, vendiendo mil batallas, venciendo toda una guerra. Toda una guerra.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s