You always beLIEve.

Hubo días que acabaron con nuestro mundo. ¿Y qué nos queda? Ya no queda nada más que una maleta a rebosar de sueños y Autostop como destino. Perdí la sangre que alguna vez fluyó por mis venas. Por las arterias de esta ciudad, buscando las luces que iluminan lo que nos da vida hasta la lápida. Tic-tac y arena en los bolsillos. Pedí más de un deseo y no se apagaron ni las luces del barco de vela que nos mecía a la deriva. Nadar, cuando ya no queda nada. Salir a flote y soñar, cuando suena el reloj, desde alta mar hasta morir en el intento, por eso de caminar con las intenciones en la burbuja de sus prejuicios. Y explotar, liberar todo lo que me hace tan tuyo y tan poco de mí, por lo que me hace seguir. Entre fantasmas del pasado que me anclan, los mensajes en cadena una vez más, encadenado a tus problemas cuando la solución es el silencio como lema. Por eso paso de cada una de esas aspirantes a princesa. Un yo tan sapo, tras tanta ostia y galleta, acabé siendo Príncipe. Y el principito que cayó al precipicio, en sus inicios. Porque, en el cuerpo a cuerpo, la estaca acaba en mi corazón, por eso de tocar madera cuando la suerte nos lleva. ¿Recuerdas que te dije que pudo conmigo?. Te mentí, como tantas veces. Por eso, lo escribí con sangre. You always beLIEve.

 

Guille.

Imagen

 

Anuncios

Un pensamiento en “You always beLIEve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s