Y el resto, sobra.

Me planteé un horizonte que descubrir. Caí en la pared vertical. Este punto muerto me da vértigo. Y no sé salir de ahí.. Tan cerca y tan lejos de la libertad. Encarcelado entre los nudos de mi estómago. Sin quedar más opciones. Mil planes por hacer y un corazón por conquistar. Entre las viñetas del cuarzo de su coraza acabé a cuadros. Vivimos al margen de lo que necesitamos, sin apreciar lo que realmente importa. Y nos importa. Me importas. Y no queda más nada. La felicidad se disfraza de acuarela y pinta láminas de optimismo, entre tanta emoción trastocada. Sus lágrimas son óleo y recuerdos que me resultan familiares.. Pero los nubarrones grises se difuminan y, a lo lejos, a paso firme, un Sol que confirma que lo malo se va, que lo bueno se ve. Y se siente. Pero mis ojos no quieren ver y, despistados, miran hacia otro lado. Por lo de ojos que no ven. Sin saber. Mimos a lo anónimo. No sé lo que esperas de mí porque ni yo he quedado conmigo mismo en nada claro. Por eso todo es tan oscuro. El que espera algo de alguien solo atiende a decepciones. De lo malo, lo peor. Y lo malo es que nos creemos indestructibles, siendo tan frágiles. Con tendencia a rompernos, empezando por la cabeza. Así que no. Sé fuerte en tu mala suerte, que eso cambiará. No cambies y no cambiará nada que no lo necesite. El punto de inflexión nace en ti. Y el resto, sobra.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s