Historias para no dormir.

Establecer condiciones para nuestras ilusiones. El límite que limita con lo que imita aquello bello que el corazón necesita. Y con razón, a lo loco. Firmé sin leer la letra pequeña y ahora vivo esclavo de mis deudas, no lo dudes. No lo dudes y dime, ¿tenemos motivos para estar felices? Nadie es capaz de atestiguar eso. Mientras tanto, camino solo. La soledad es un seguro. Un salvavidas en un mal menor. Porque todo son peros en el entramado bosque que nos acompleja. Y mientras tanto, iluso, dejando migas de pan. Pan duro. Gritos a un muro, un rastro. Un señuelo para que sigas conmigo el camino. El miedo a ser un fiel reflejo de mi piel. Piel de gallina. Con las alas mojadas nadie escapa de ser incapaz de volar y alcanzar sus sueños. Volar a ras de sueño. Una historia de tantas. Historias para no dormir.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s