No necesitaremos la llave, forzaremos la puerta..

Tocamos el cielo con la punta de los dedos. Buscamos caricias entre las nubes como consuelo. Me fugué con todo aquello que buscabas. Amordacé al sentido común, llevándolo a un estado transitorio de locura. Desnutrido, se limitaba a vivir, sin más. Le vendé los ojos para que no fuese capaz de reconocer aquel lugar tan propio de mí. Que me situaría en el lugar de los hechos. Que me delataría. Para dar palos de ciego y salpicar a mi alrededor. Nadie oyó ni una palabra de las que soltaste por tu boca. Ni siquiera tú. Silencios de piedra en una atmósfera tan viva. Y eso es lo más triste. Ella busca luces y yo sigo jugando con ellas, haciendo sombras contra la pared. Chocando contra el muro. Contra el mundo. Como un títere a la merced del viento, moviendo los hilos de la cárcel que me atrapa en el papel. Hipérboles entre los árboles del bosque de los por qué´s. Parábolas, para volar más allá del paraíso, para ir sólo y alcanzar las metas que propones. Pero yo no soy de metas, las metas limitan nuestro alcance, nuestro potencial. Y eso es algo que nos hace pequeños, insignificantes. Cosas para perder el sueño. Trenes que pasan una sola vez. Trenes que en el edén del andén de mi mente descarrilan. Porque somos el resultado de una creación autodestructiva. Estado de insomnio progresivo. Por eso sigo aquí, a cubierto. Bajo la capucha fabrico mi burbuja. Jugando al despiste entre los pájaros de mi cabeza.

“No necesitaremos la llave, forzaremos la puerta..” Zack de la Rocha.

Guille.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s