Y ya.

Los mares de optimismo son lagunas secas. Ya no sopla la corriente, el viento de cara se olvidó de todo. El tiempo descontaba minutos y arañaba con insistencia los segundos. Fuego al juego. Nunca más volver a volar para después caer. Nunca más aprender para olvidar. Hasta las fachadas más relucientes esconden dobles sentidos, cruces de vías, altibajos y diferentes andenes. Y por eso, desconectar. Por un tiempo al tiempo. Por un mundo al mundo. Que ya no soy yo al que observo frente al espejo. Que desilusiones vive el hombre que no afronta lo que supone ser realista, en sus principios. En sus finales. Y ya.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s