No salen las cuentas.

Contra el tiempo, pesan los años. Pasa el tiempo y todo acaba, como cuando empezamos a ser extraños. Desconocidos de nosotros mismos, de nuestra amistad, de amores y otros egoísmos. Todo cambia y gira, constante involución de nuestra propia acción-repercusión.
Juguetes rotos, ilusionados a cada empezar de cero; somos fichas en este juego, peones a su merced, derrotados, que casi siempre acabamos fuera del tablero.

Al fin vine y vencí, escuché y entendí, caí y aprendí, olvidé y viví. Que la vida no se vive del recuerdo. Y menos si ellos hablan de ti. Mal tiempo. El huracán. Lo que se llevó el viento.

Dame un motivo y moveré el mundo. Reuniré fuerzas y lo dejaré todo, si todo lo que tengo es poco y nada me basta. Nada es poco. Si un dedo es suficiente para el cambio. Si lo que quiero es una verdadera evolución. “Demuéstra el cambio” dijo la razón, “ama” dijo el alma, “protégete” dijo la corteza del corazón. Yo ya dejé de echar raíces, cansado de esperar el cambio en tierra de nadie.

Un gesto. Tu pides más. Yo echaré el resto.
Perdido en mis problemas nunca salen las cuentas. No salen las cuentas.

Guille.

Random pile of green plastic numbers

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s