El último suspiro.

Tú. Conseguiste que superase el frío. Me diste la mano y me cerraste los ojos. Vendaste mis heridas. Antes no era capaz de vislumbrar el horizonte. Ahora, soy capaz de recorrerlo sin necesidad de verlo. Confianza. El tiempo nos arañaba pero vivimos en un eterno reloj de arena. Somos pequeños en la inmensidad que da al mar. A la cala de tu alma. Calma. A tu amar, calamar. Al mar donde varan mensajes en botella, mi vida. Y pensar que todo pudo cambiar mucho antes o quizás no. Todo pudo ser diferente. Y mis mensajes podrían haberse anclado al fondo del mar, precipicio de mi cordura. Perdiendo el juicio. Inicio de mis miedos, el sentimiento de decir que soy feliz en mis medias verdades, que sin ti miento. El acantilado de mis “I can” si tú no estas a mi lado. Me siento fuerte. Por eso, pelearemos hasta el final. Preparado para todo y que nada nos detenga. 21 gramos a tu lado suman 42. El último suspiro.

Guille.
image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s