Boom.

Perdí la opinión a la vez que el sentido. Cabalgué entre sus indomables cabellos de fuego, bajo la ciclogénesis implosiva que consume mis adentros. Mis males. Mis malos humos que se evaporan. Se van por ahí y desaparecen. Y quedamos tú y yo. Bajo la lluvia y entrelazando miradas. Condenándonos a ser felices. Hoy y mañana. Mis manías son demonios en mis testimonios. Entre cenizas, para resurgir. Los verdaderos ángeles están en el infierno y, tal y como son, me fascinan. Porque afrontan de lo malo lo peor y, pese a ello, luchan por mejorar. Por buscar la luz en la oscuridad me quedé prendido de ella. Mi bombilla. Mi doncella. Mi idea. Mi reina. Una chispa. Una acción. Mi impresión es implosión. Y, para evitarlo, me expreso escribiendo. Pero ya era tarde. Boom.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s