Mi infiel reflejo.

Disculpa, no puedo dejar de mirarte. Pese a que tu mirada me transforme en piedra, me hace sentirme vivo. Vivo en la espiral de tus pupilas. Mi respiración la dicta tu parpadeo. Soy el sueño que brota del caer de tus pestañas. Transparente como las gotas que emanan de tus ojos. Vivo por ti a la vez que muero. Y resucito. Y caigo y vuelvo a levantar. Y lo intento. Y no desisto por difícil que sea el reto. No sé dónde nos queda el límite pero aquí no está. Aunque fuese por soñar, echaría alas a mi imaginación para que volasen las ideas y, por un momento, compartiésemos tu nube. Para volver a preguntarte aquello de.. “¿A qué saben las nubes?” mientras me sonríes y me callas con un beso. Dibujar corazones con la yema de mis dedos. Atravesar los puedo con los quiero. No es un quiero y no puedo. Es un puedo y lo he hecho, y tú lo has visto. Dejando atrás complejos. Como críos, rebosantes de alegría y juventud. Contento por lo que soy, por lo que eres. Mi infiel reflejo.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s