Más pronto que tarde.

Vivo. Muerto. En mis frases, la palabra es infelicidad. La tuya es fe, la mía incredulidad. Aposté a lo loco, con optimismo, y perdí la poca razón que tenía al adentrarme en mi falso idealismo. Mis manos se hacían cada vez más pequeñas para soportar todo el peso de mi propias manías. Perdóname. Por no saber quererte, por no saber tu necesidad. Por no darte cobijo.

Mil veces me he cuestionado si debiera haber dado un paso atrás en mis actos. Soy incapaz de encontrarle respuesta. Siento todo el daño. El fin que justifica los medios. Pero no me arrepiento, debía intentarlo. No me justifiques, simplemente comprende mis miedos. Somos un cúmulo de buenas y malas decisiones. Pese a todo, intento siempre dar la correcta. Que casi siempre duele, que aprieta y nos lleva al punto de ahogarnos, de hacernos un nudo en el estómago y sentirnos estúpidamente insignificantes e idiotas.

Lo siento, no he sido capaz. No sé cómo estar sin estar. Me refugio en la sombra a sabiendas de que todas esas luces que te rodean te van a cuidar. Lo sé, soy frágil e inestable. Estoy seguro. Dentro de mi pompa de inseguridad, quiero que sigas en tu nube de felicidad, pero no conmigo. Así, seguiré siendo feliz.

Y que vuelvas a alzar el vuelo. Porque se me hace tarde muy pronto. Más pronto que tarde.

Guille.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s