Un suspiro.

En este espacio, vacío y lento. Moviéndonos en la nada. A años luz y a oscuras. Sin oxígeno, con las ideas en el aire, rondándonos la cabeza. Observando aquella esfera inmensa. Insignificante ante ello, viajando en zigzag a través de los sueños. En espiral. Escondiéndome de las pesadillas, de las losas de culpabilidad, del ataque de los leones de este coliseo. Curtido a base de arañazos, carne desgarrada. Brotando la sangre a borbotones, dejando un fino hilo rojizo en el suelo, marcando el inicio de mis males presagios y el final de mi hemorragia. De mi vida o de mi muerte. Que si necesito ayuda para sanar lo dictará el tiempo. O eso o la distancia. Por eso sigo dando vueltas a esta esfera llena de cabezas cuadradas. Calcamonías. Y yo, aquí. Conviviendo con mis demonios, cogiéndoles cariño. Me estoy acostumbrando a esta vida. Mi careta de felicidad sigue funcionando. Y yo, tan inactivo, tan dentro de mis murmullos. Gritando en silencio. Entre polvo de estrellas, esperando que exploten. Que agoten su vital necesidad. Que no nos diferencie nada. De tú a tú, perdiendo mi virtud. Ganando defectos. Perdiendo el amor que no quisimos querer en el olvido. Sigo recordando que te olvido y que tu vida vale lo mismo que la mía. Un suspiro.

Guille.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s