Ni deber ni obligación.

Arrástrame al infierno. Saboreando el calor interno de tu frío corazón. Como un títere tiritando en los finos hilos que amordazan tu garganta y desgarran tus cuerdas vocales. Entre versos que inspiran.. Suenan a respirar estos sollozos y vaivenes infelices. Suena extraño pero sueño a pesadilla esa cara extrañamente conocida. Comienza mi fin cada uno de tus principios. Tus intereses. Hielos derritiéndose.. Año tras año. Vivir sin etiquetas que prejuzguen aquello de que cuanto más cuerdo, más perdí el juicio. Y que el único dolor que nos quede sea el posterior a aquellas copas que nos deberemos. Pero, en verdad, lo dudo. Ni deber ni obligación.
Guille.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s